dimecres, 13 de juny de 2018

Pedrolo a l'Urgell




Uns  bons amics de les Terres de Lleida han organitzat una trobada per visitar i captar els espais inèdits que van inspirar i influir en l'obra de Manuel de Pedrolo a la ciutat de Tàrrega, a l'Urgell. S'hi pot participar mitjançant Instagram, Twitter o blogs literaris. Més informació aquí

divendres, 25 de maig de 2018

Concurs Trivia de la revista Descobrir


Per tercer any, la revista Descobrir ha organitzat el concurs del Monument favorit dels catalans. En aquesta ocasió, el monument vencedor ha estat el monestir de Santa Maria de Vallbona (l’Urgell) i en total s’han registrat més de 200.000 vots. Un autèntic èxit de participació i compromís, com podeu veure.

Paral·lelament, i per primer any, s’ha organitzat un altre concurs, un Trivia, en què els participants havien de respondre, en només 3 minuts, tantes preguntes com poguessin (amb 2 opcions a escollir) relacionades amb la història, l’art i el patrimoni en general del nostre país. D’entre els gairebé 500 participants, vaig ser el que més en va contestar (42 de correctes d’una sola tacada); això em va portar a participar en la gran final, que es va desenvolupar en directe al programa Estat de Gràcia, de Catalunya Ràdio, el passat 17 de maig. La final, emocionant i competida, es va decantar per la meva contrincant, Núria Barbany. Podeu llegir-ne la crònica aquí


El segon premi que em va correspondre consisteix en un abonament anual per a tots els monuments i museus gestionats per la Generalitat de Catalunya, una subscripció anual per a la revista Descobrir i un viatge en globus per a 2 persones! El primer premi consistia en els mateixos abonaments i una estada amb sopar i pernoctació al jaciment d’Empúries. El meu fill M., que em va acompanyar en el concurs a la ràdio, creu que el segon premi és molt millor que el primer, bàsicament perquè, segons diu, a Empúries no se li ha perdut res i pujar en globus li fa mooooolta més il·lusió! I vosaltres, què hi dieu?

En resum, un concurs que em va enganxar des del primer moment, un premi fabulós i una tarda a la ràdio molt agradable amb la companyia dels responsables del programa, Roger de Gràcia, i de les revistes Descobrir, Joan Morales, i Sàpiens, Jordi Creus.


dimarts, 24 d’abril de 2018

Sant Jordi 2018


Un any més, aquí teniu la meva tria de llibres d'aquest Sant Jordi 2018:

El llindar de l’eternitat, de Ken Follett, un best-seller amb intrigues, emoció, aventures i un repàs per la història (aquest l’he regalat a l’A., la meva xicota).

El discurs del mètode, de René Descartes, una lectura que feia temps que tenia pendent.

Com s'esbrava la mala llet, de l'Antònia Carré-Pons, una amiga amb qui vaig coincidir quan vaig treballar al Departament d'Ensenyament. Ja he parlat alguna altra vegada en aquest blog d'algun dels seus llibres (vegeu aquí); diuen les crítiques que aquest és excel·lent i n'estic convençut!

Au, a llegir i a disfrutar!

divendres, 13 d’abril de 2018

Les muralles de Barcelona (i 4)


El proppassat 5 d’abril vaig assistir a el seminari Barcino i l’Alt imperi romà al Museu d’Història de Barcelona (MUHBA), impartit per diferents especialistes: Pablo Ozcáriz (Universitat Rey Juan Carlos), Julia Beltrán de Heredia (MUHBA), Isabel Rodà (Universitat de Barcelona) i Alessandro Ravotto, arqueòleg. Resumiré totes les intervencions, en especial l’última, en què el tema desenvolupat va ser, precisament, les primeres muralles romanes de Barcino.

Barcino va ser fundada per Octavi (August) cap el 15-10 aC. Tenia un status jurídic de colònia. Tanmateix, no es disposa de gaire informació, a diferència de Tarraco, capital de la Hispania Citerior. 

Era una ciutat petita, tant en mides com en població -en comparació amb Lugo, Mèrida, Astorga o Saragossa-, destinada, probablement, més a centre administratiu i de culte imperial. La ciutat es dissenya ex-novo, amb un traçat regular, que facilita l’entramat ortogonal, flanquejada molt probablement per dos rierols, dels quals no se sap a quina distància exacta estarien, i allargada (per incloure els dos turons, el del Tàber i el dels sants Just i Pastor, cadascun dels quals allotjaria un temple).


De les primeres muralles romanes, finançades per Caius Coelius, queden poques restes (30 % aproximadament) a diferència de les segones muralles (65 %). Les primeres muralles complirien un paper “de prestigi”; les segones, “de por”. Aquestes muralles de Barcino tenen paral·lelismes amb d’altres d’època augustal (i condicionades per rierols) com ara Friuli, Orange i Alba Pompeia.

Alba Pompeia (Itàlia)

Aquesta primera muralla està feta amb blocs regulars, petits; fa entre 8 i 9 m d’alçada i 1,80 m d’amplada. L’altura seria similar al podi del temple; els fonaments són sense morter, per aïllar-los de l’aigua. No hi ha torres documentades a la cortina, fet estrany perquè haurien afegit monumentalitat i prestigi. Potser n’hauria hagut als extrems dels carrers. Només hi ha torres documentades a les portes, que complien un paper de presentació de la ciutat, de la seva potència i importància. Les portes estaven formades per un pas central i dos laterals i eren dobles, segurament per ensarronar els assaltants.

La porta de la plaça Nova era la porta del darrere de la ciutat, la qual cosa ajudaria a desmentir la hipòtesi moderna de l’orientació del temple (vegeu aquí), que difícilment hauria estat orientada cap a una porta poc important. La porta de la plaça de l’Àngel tindria una estructura similar, potser més monumental. El portal del Mar seria la menys funcional, però va anar prenent importància amb el transcurs del segles per la seva proximitat al mar. 


dimarts, 27 de març de 2018

El bufón del Rey Lear



El rei Lear és una tragèdia de William Shakespeare escrita entre 1603 i 1606. El bufó és un dels personatges més característics i interessants de l’obra i actua, en tot moment, i com correspon a la seva funció, com a contrapunt planer  i sincer, com un portaveu de la realitat i la cordura.

En El bufón del rey Lear, el bufó pren el paper protagonista i carrega, en solitari, en forma de monòleg, amb tot el pes de l’obra. Felipe Cabezas n’ha fet una versió lliure, molt lliure però plena de ràbia, ironia i sarcasme, amb contínues picades d’ull a l’actualitat, des dels fets de l’1 d’octubre fins a la vigència de la monarquia, passant per les lluites pel poder o el paper dels gestors culturals.

L’únic actor, el xilè Felipe Cabezas, executa un memorable tour de force i interpreta tots els papers de l’obra –el rei, les tres filles, l’actor que es maquilla i desmaquilla en escena i reclama un ajut per a la cultura– ajudat sempre per un continu ball de màscares, que li permeten saltar d’un personatge a l’altre, d’una situació a l’altra. La música, la il·luminació, el gest, la paraula ens captiven des d’un primer moment i des d’un primer moment ens sentim interpel·lats per un personatge sincer, càustic, que parla sense embuts i que no ens deixa descansar ni un sol segon, mentre retrata les misèries d’una cort corrupta i àvida de poder. Intemporal i al mateix temps rabiosament actual, és un espectacle en què no només destaca un grandíssim actor, sinó que deu molt, moltíssim, a la feina de direcció actoral de Jordi Pérez, de direcció artística d’Anna Chwaliszewska i de música i so d’Orestes Gas. Menció especial mereix la Sala Fènix, que amb gran migradesa de mitjans i recursos porta endavant des de fa cinc anys una interessantíssima programació. A poc que pugueu, no us la deixeu perdre.





dilluns, 19 de març de 2018

Las murallas de Barcelona

El portal de Santa Madrona, en el Paralelo

(versió en català aquí)

En 2013 estrené una nueva ruta: Las murallas de Barcelona. Durante algo más de 2 horas, aproximadamente, hacemos un paseo que recorre los restos de las murallas romanas y medievales que durante más de 1.500 años defendieron la ciudad de Barcelona. Repasamos la historia, los personajes y los hechos que a lo largo de los siglos se han vinculado a las murallas de Barcelona: descubrimos sus restos -a menudo escondidos o muy deteriorados-, explicamos los orígenes y las características y nos zambullimos en un montón de hechos históricos asociados.

Hacia el 15 aC, el emperador romano Octavio Augusto funda la Colonia Julia Augusta Faventia Paterna Barcino. El lugar elegido se encuentra cerca de la costa y de varios cursos fluviales, al abrigo de la montaña de Montjuïc y encaramado en un pequeño cerro llamado Mont Taber, cualidades todas que le proporcionan una buena defensa y rápidas comunicaciones con el interior. La primera muralla, muy sencilla, se empieza a construir durante el cambio de milenio y tenía torres sólo en los ángulos y las puertas del perímetro amurallado. A mediados del siglo III, las murallas se refuerzan (aunque algunos autores retrasan esta cronología hasta el siglo IV o V) a base de añadir una nueva muralla encima de la primera. Esta nueva muralla tenía un perímetro de entre 1.200 y 1.400 metros, alrededor de 80 torres y rodeaba una superficie de unas 12 Ha. Estas obras de mejora, de una gran envergadura, convertirán Barcelona en una plaza fuerte de tal calibre que, en pocos años, sustituirá a Tarraco como principal ciudad del noreste peninsular y la protegerá de los ataques exteriores durante casi 1.000 años.

Los restos de esta muralla romana son visibles hoy en muchos lugares de Barcelona: en la plaza Nueva, en las calles Tapinería, Subteniente Navarro, Correo Viejo, Avinyó, Baños Nuevos, Paja y en la plaza de Frederic Marés, entre otros.

A medida que los condes de Barcelona fueron conquistando territorios a los musulmanes y alejaron el peligro, la ciudad se extendió extramuros y comenzaron a aparecer pequeños barrios, articulados alrededor de mercados, iglesias y monasterios y cruces de caminos. En el año 985, después de devastar el Vallés y la llanura de Barcelona, ​​Almansur sitió la ciudad. Las crónicas dicen que el 6 de julio de ese año, "murió Barcelona". No sabemos a ciencia cierta si este famoso caudillo musulmán conquistó la ciudad entera o su ataque se limitó a los barrios extramuros y los arrabales, pero el impacto psicológico en la ciudad fue enorme. Y también las consecuencias políticas: las peticiones de ayuda del conde Borrell II no fueron atendidas por el rey de los francos al que los condes catalanes estaban ligados por vínculos feudales derivados de su pertenencia a la Marca Hispánica. El 988, Borrell II se negó a renovar el pacto de vasallaje con Hugo Capeto, el nuevo rey franco, e instauró la independencia de hecho de los territorios bajo su poder. Se iniciaba así el camino en solitario de un pequeño trozo de mundo que, en el transcurso de los años, se conocería con el nombre de Cataluña.

El 1243, el rey Jaime I ordenó que una nueva muralla protegiera Barcelona. Esta vez, sin embargo, el peligro no procedía del exterior sino, paradójicamente, del interior. La población judía fue obligada a recluirse en su barrio y cerrarlo con puertas y murallas. Una ciudad dentro de la ciudad, una muralla interna que "alejaba" a los cristianos del contacto con los judíos. Esta muralla seguía las calles del Obispo, San Severo, Bajada de Santa Eulalia, Baños Nuevos y Call. Buena parte del Palacio de la Generalitat se levantó, pues, en plena aljama. De poco sirvieron estas murallas porque los ataques y los pogromos -el de 1391 fue especialmente sangrante-, menudearon hasta la expulsión final de los judíos decretada por los Reyes Católicos en 1492.

La guerra contra Francia, en el marco de la lucha por el control de Sicilia, llevó al rey Pedro II a ordenar la fortificación de Barcelona y la ampliación de las murallas. La dirección la asumió el Consell de Cent (Consejo de Ciento), en lo que se considera como la primera obra pública en la que participaba el gobierno de la ciudad. El Museo de Historia de la Ciudad de Barcelona guarda una lápida que da fe de la finalización del Portal Nuevo en 1295.

La plaza Nueva, en una foto de finales del siglo XIX

Esta muralla medieval, que debía proteger los nuevos barrios nacidos alrededor de Santa María de las Arenas o Santa María del Mar, San Pedro de las Puellas y la Ribera, se extendía a lo largo de las Ramblas y las calles de Fontanella , la ronda de San Pedro y se cerraba hacia el mar por el parque de la Ciudadela y su construcción se llevó a cabo durante los siglos XIII y XIV. El frente marítimo, sin embargo, no se fortificó, convencidos como estaban los barceloneses de que un ataque por mar era imposible debido a la poca profundidad y los numerosos arrecifes y bancos de arena que protegían la ciudad por esta banda. En 1359, una escuadra castellano-genovesa demostró la falsedad de esta creencia y puso la ciudad al borde del abismo. Los hechos están narrados en el capítulo VI de la Crónica de Pedro el Ceremonioso, la cuarta de las grandes crónicas en lengua catalana de los siglos XIII y XIV. Barcelona se salvó por muy poco pero este hecho aceleró la fortificación de la ciudad. Desde mediados del siglo XIV hasta mediados del siglo XV, la ciudad se aplicó en mejorar sus defensas por el lado de poniente, englobando con una nueva muralla los barrios del Raval y del Carmen. El nuevo recinto se extendía por las calles de Pelayo, plaza Universidad, rondas de San Antonio y San Pablo y Paralelo e incluía instalaciones estratégicas como las Atarazanas y el Hospital de la Santa Cruz, además de proporcionar a la ciudad una amplia extensión de terrenos de cultivo que podían abastecerla en caso de asedio.

La muralla medieval de Barcelona será la protagonista de la defensa de la ciudad durante los numerosos sitios de los siglos XV al XIX: durante la Guerra Civil catalana (tres ataques entre 1462 y 1472), la Guerra de los Segadores (1640 a 1652), la Guerra los Nueve años (1697), la Guerra de Sucesión (asedios anglo-holandés de 1704, austracista de 1705 y borbónico de 1706); la Guerra del Francés (1808); y también durante los bombardeos de Espartero (1842) y Delgado (1843).

El episodio más traumático para la ciudad fue el asedio al que se vio sometida Barcelona en el marco de la Guerra de Sucesión en 1713-1714. A pesar de la manifiesta inferioridad material y humana, la ciudad resistió durante 13 meses los ataques de los ejércitos franceses y castellanos de Felipe de Anjou (el futuro Felipe V). Finalmente, el 11 de septiembre de 1714, Barcelona capituló. Las bajas se calculan en cerca de 7.000 personas (en una ciudad que apenas llegaba a los 40.000 habitantes). Durante el asedio cayeron sobre Barcelona más de 30.000 bombas que destrozaron completamente un tercio de la ciudad y dañaron otro tercio. El nuevo régimen castigó a conciencia a Cataluña y su capital. La construcción de la Ciudadela y el reforzamiento del castillo de Montjuïc se hicieron desde un punto de vista exclusivamente represivo: su misión era vigilar y controlar el interior de la ciudad más que defenderla de ataques exteriores.

El bombardeo de Espartero (1842)

Con el transcurso de los años, aquellas murallas de Barcelona que durante siglos la habían protegido se fueron convirtiendo en un corsé que la aprisionaba y la asfixiaba. A lo largo de los siglos XVIII y XIX, la situación sanitaria y social de la población de Barcelona se había degradado. En 1850, los habitantes de Barcelona eran ya 185.000, hacinados en un recinto urbano degradado y sin las mínimas condiciones sanitarias. Las epidemias diezmaban una población carente de infraestructuras sanitarias modernas y que compartía el espacio con cementerios y fosas comunes. La consideración militar de Barcelona como plaza fuerte prohibía la construcción de cualquier tipo de edificación en una distancia inferior a 1,5 km. Las murallas, además, cerraban sus portales cada noche, encarcelando, literalmente, los barceloneses.

Por estos motivos, no es de extrañar que los ciudadanos de Barcelona recibieran con una explosión de alegría el permiso concedido finalmente (1854) por el gobierno de Madrid para derribar las murallas medievales. La idea había ido gestándose desde hacía años: el primer proyecto serio arranca en 1841, cuando el médico Pere Felip Monlau ganó el concurso que el Ayuntamiento de Barcelona había organizado para analizar las ventajas de derribar las murallas medievales: su proyecto, titulado ¡Abajo las murallas! Memoria acerca de las ventajas que reportaría á Barcelona, y especialmente á su industria, de la demolición de las murallas que circuyen la ciudad, proponía abrir la ciudad al exterior, expandirla desde el Llobregat al Besós y dotarla de infraestructuras modernas. El éxito de la propuesta fue inmediato y se tradujo en un apoyo institucional y popular total y masivo.

Se constituyó una Junta de Derribo ciudadana encabezada por el arquitecto Antonio Rovira i Trias como director general de las obras. Rovira sería el ganador del concurso organizado por el ayuntamiento para planificar el ensanche de la ciudad, pero nunca lo vio realizado porque desde Madrid se impuso otro proyecto, diseñado por Ildefonso Cerdá, que a la larga ha resultado ser mucho mejor para Barcelona. Pero eso ya es otra historia. ¿Quizás el tema de una nueva ruta más adelante? Ya lo veremos.

Esta ruta está totalmente adaptada para personas con movilidad reducida.

dijous, 1 de març de 2018

Una casa llena de referencias simbólicas

El relieve de Portaferrissa, 11

(versió en català aquí)

En el número 11 de la calle de la Portaferrissa podemos ver el bajo relieve de la foto. Lo que, en principio, parece una inocente representación de un par de niños juguetones, esconde un montón de interpretaciones simbólicas. No soy el primero que apunta a una lectura en clave masónica de este relieve. Intentaré, sin embargo, ir un poco más allá y añadir alguna explicación más. Para ello, analizaré el bajorrelieve desde tres puntos de vista: el histórico, el iconográfico y el administrativo.

El histórico nos dice que este edificio se construye a partir de 1869. En España, el periodo comprendido entre 1868 y 1874 se conoce como "sexenio democrático". Son seis años muy convulsos, en que los hechos históricos se suceden a un ritmo vertiginoso: abdicación de Isabel II, llegada de Amadeo de Saboya, convertido en el primer rey constitucionalista, asesinato del general Prim (hombre fuerte del régimen), abdicación de Amadeo, proclamación de la I república (cuatro presidentes en poco más de un año y medio), golpe de estado del general Pavía y restauración borbónica en la figura de Alfonso XII, hijo de Isabel II. Y todo ello, en poco más de 6 años. Realmente, fue un período azaroso, pero por primera vez en la historia de España, durante este sexenio, hubo una total y absoluta libertad de conciencia, de expresión, de reunión, de asociación, etc. Fue un intervalo de explosión democrática que favoreció la aparición y el desarrollo de movimientos republicanos, progresistas, catalanistas, sindicalistas, etc. Este periodo es también una pequeña edad de oro de la masonería catalana y española que, a rebufo de esta libertad, pudo salir de la clandestinidad y presentarse en sociedad con plena y absoluta libertad.

Detalle del relieve

El punto de vista iconográfico nos lleva a hablar de la simbología representada. Podemos ver a dos niños: uno lleva un compás en su mano derecha y un paletín a la izquierda; el otro lleva la regla de 24 divisiones (o pulgadas o grados). Esta presencia de herramientas de albañilería es el primer indicio que nos pone sobre aviso. Además, entre ambos, está el edificio que construyen, hecho de ladrillos o piedras (emblema masónico por excelencia) cuidadosamente colocados. La única piedra que no es cúbica o rectangular es la que corona el edificio y sobre la que coloca la mano el niño de la derecha: una piedra triangular, en clara alusión a Dios, al que a menudo se representa con este triángulo, a veces con un ojo en el interior. A ambos lados del bajo relieve, además, podemos ver dos columnas. A la entrada de la sala del templo de una logia masónica nos reciben, también, dos columnas, a menudo salomónicas o helicoidales (es decir, cuyo fuste se enrolla sobre sí mismo). Estas columnas reciben el nombre de salomónicas por la descripción que se hace en la Biblia de las que había en el vestíbulo del templo de Salomón en Jerusalén, destruido el 586 aC. (I Reyes, 7, 15-22). Las columnas reciben el nombre de Jakim (J) y Boaz (B) y aluden, respectivamente, a la estabilidad y la fuerza.

Por encima de las columnas podemos ver sendas rosas. El vínculo entre la rosa y la masonería lo he explicado ya en otra entrada del blog (véase Sarriá y la masonería III). La expresión sub rosa (bajo la rosa) alude a la obligación que tiene todo masón de mantener en secreto lo que se dice, se hace o se escucha en una tenida (encuentro, reunión) en la logia. El poder del secreto depende del silencio. Lo que se hace bajo la rosa, como centro místico y símbolo de perfección, pertenece al mundo oculto, a la capa más íntima de nuestro ser.

En el centro de la sala del templo de una logia hay dispuestas, formando un triángulo rectángulo, tres columnas, cada una de un estilo diferente: Fuerza (dórico), Sabiduría (jónico) y Belleza (corintio). Estas columnas sostienen, simbólicamente, toda la logia y la masonería. En este edificio de la calle Portaferrissa, justo en la esquina con la calle de Bot, podemos ver cinco columnas: sólo tres de estas columnas tienen el capitel decorado. Y en la fachada de la calle Bot, las columnas tienen un capitel en forma de escuadra.

Columnas salomónicas en la fachada

En la fachada del edificio, además, se puede ver dibujado un árbol de la vida, un símbolo para explicar la unidad de toda la vida. Está presente en muchas tradiciones (Egipto, Sumeria, China, Grecia, América Central) y representa la unión entre el cielo y la tierra, como eje del mundo. Hunde sus raíces en el infierno y eleva sus ramas hacia el cielo. Como se explica en la Biblia, era el árbol del Paraíso cuyos frutos concedían la inmortalidad, idea compartida por otras culturas; en la Cábala, el árbol de la vida es el símbolo que representa las diez emanaciones divinas o sefirot, que sirven para alcanzar el conocimiento más profundo.

Otro detalle no menos sorprendente nos lleva hasta la numerología. Si echamos un vistazo al vestíbulo del edificio, podremos ver un curioso juego numérico. Contamos siete escalones hasta el primer rellano, siete escalones más hasta el segundo rellano y catorce peldaños (siete más siete) hasta el tercer rellano. ¿Casualidad? Lo dudo mucho, teniendo en cuenta la elevada carga esotérica de este número y la importancia que tiene en el mundo simbólico masón: Siete sacramentos, siete pecados capitales, siete virtudes cardinales, siete planetas, siete días de la semana, siete colores del arco iris, siete notas musicales, siete maravillas del mundo antiguo, siete enanos (de Blancanieves), en el Libro del Apocalipsis se abren siete sellos antes de que Dios someta el mundo a siete juicios, ayudado por siete ángeles que hacen sonar siete trompetas para enviar siete castigos sobre los malvados, siete son también los años que tardó Salomón terminar su templo en Jerusalén y siete es el número mínimo de maestros masones necesarios para constituir una logia o para abrir trabajos (véase Sarrià y la masonería III).

En cuanto al análisis administrativo, la documentación que se conserva en el Archivo Municipal Contemporáneo de Barcelona (expediente 107/67, número 1805-BTSC) lleva por título Expediente sobre alineación, derribo, reedificación de la casa de D. Domingo Sitjas nº 11 de la calle Puertaferrissa con frente a la de Bot. El primer detalle curioso es que los planos originales, en los que no aparece el bajo relieve, están firmados el 22 de diciembre de 1866, es decir, el día del solsticio de invierno, festividad de San Juan Evangelista. Este santo, junto con su homónimo Juan Bautista, cuya festividad se celebra el 24 de junio, día del solsticio de verano, es el símbolo de la masonería básica y originaria de los tres grados, como recuerdo del patronazgo que la masonería operativa atribuía a los dos santos Juanes; así, todas las logias simbólicas se denominan, genéricamente, logias de San Juan. Si tenemos en cuenta que el 22 de diciembre de 1866 era un sábado, noche de festivo, creo que no se puede atribuir a la casualidad esta fecha en los planos, sino que se debe a una voluntad manifiesta de enviar un determinado mensaje accesible sólo los iniciados.

El Árbol de la Vida

El director facultativo de las obras es Narciso Nuet. Desde un primer momento se produjeron problemas con la administración y los vecinos. El 2 de febrero de 1867, el arquitecto municipal José Artigas emite un informe desfavorable por problemas con la altura de los diferentes pisos. Poco después, es Ildefonso Rovira, vecino de la calle, quien protesta porque entiende que la alineación propuesta por Domingo Sitjas perjudica al público y a los demás dueños de los (ilegible) de la calle del Bot, condenado por escandalosa infracción de las Ordenanzas Municipales. La pretensión de D. Domingo Sitjas se dirige no sólo a no perder terreno sino a ganarlo sobre la calle, estrechándolo por el punto de entrar. Y el caso es que este parece tener razón, ya que, según el plano del ayuntamiento, hay una casa ya construida, que correspondería al número 6, que ya ha retrocedido. En la actualidad, este edificio forma parte del que hace esquina con la plaza Villa de Madrid (construido el 1945)

A pesar de estas quejas, el 26 de febrero de 1867 se autoriza el derribo de la finca antigua y la construcción de la nueva pero con la obligación, por parte del propietario, de rectificar los frontales de Portaferrissa y Bot. Domingo Sitjas pide que se respete la línea oficial del trazado definida en 1806 y se desespera porque las instrucciones del ayuntamiento son contradictorias: En el intrincado laberinto de la legislación patria, donde aún el más aventajado perito en no pocas ocasiones marcha con incierto paso, tropieza sin cesar el ciudadano, que en diferentes círculos se mueve (...). Nada le importaría, Excmo. Sr., al cliente que la alineación que se le marcase fuese esta o aquella de las citadas con tal que se despachase en definitiva y sin tardanza la solicitud deducida, pero el caso es que la ley hace depender la validez de los acuerdos de la Municipalidad en la materia de la sanción, del respectivo Sr. Gobernador civil de la provincia y aún del Sr. Ministro del ramo y es larga la tramitación (...) de modo que sin experimentar un quebranto de gran consideración en su fortuna no puede el que expone continuar teniendo paralizada la obra.

La escalera de la finca

Durante los siguientes meses, propietario y ayuntamiento se embarcan en una serie de denuncias, multas y apelaciones. El ayuntamiento denuncia (septiembre de 1867) un exceso de altura en el desván del nuevo edificio e impone al propietario una multa de 30 escudos. Domingo Sitjas replica (16 de septiembre de 1867), no sabría decir si con santa inocencia o con gran cinismo, que Un error involuntario sin duda e hijo tal vez de un celo extremado habrá sido la causa de la denuncia (...) porque bien lejos del exponente el propósito de infringir. Solo se ha creído con derecho y solo ha ejecutado lo que las leyes vigentes y los usos o costumbres del país le han permitido (...). El que subscribe previas repetidas mediciones de las dos fachadas puede sin temor asegurar que aún no alcanzan la altura máxima de la ley.

Sin embargo, las alegaciones de Domingo Sitjas son rechazadas el 21 de octubre de 1867. Y justo el mismo día, ¡el sr. Sitjas hace nueva apelación! El mismo día! Se me escapa como podía saber que su apelación había sido rechazada y tener preparada una nueva. Sólo se me ocurre pensar que alguien de dentro del ayuntamiento lo tuviera informado de la evolución de su expediente. La confianza con la que actúa, la inmunidad que parece tener, la manga ancha con que se le trata no dejan de sorprenderme. Sin duda, debía tener buenos contactos e influencias. Porque los choques con la administración no acaban aquí. El 7 de febrero de 1868, el ayuntamiento detecta que hay "moradores" en la casa, advierte el propietario que esto no está permitido y lo multa de nuevo, esta vez con 20 escudos. Y el sr. Sitjas vuelve, nuevamente, a deleitarnos con un ejercicio de pirotecnia verbal en su apelación: “(...) siendo así que no se han introducido ni existen en las referidas habitaciones tales moradores y sí muebles tan solamente”. Pide que se le retire la multa y acaba diciendo: “Gracia que no duda en alcanzar por ser merecida de la proverbial rectitud de V. E..

Años después, en 1891, un nuevo propietario, el sr. José Font, pidió permiso para hacer unos reformas en el edificio, consistentes básicamente en retoques en los dinteles y montantes y en la apertura de un portal y un tragaluz en la fachada de la calle Bot. Estas modificaciones, sin embargo, no afectan en absoluto la iconografía descrita.

La esquina de Portaferrissa con Bot

Capiteles con forma de escuadra


dimarts, 20 de febrer de 2018

Annibal ad portas!

Busto de Aníbal
(versió en català aquí)

Annibal ad portas! Annibal ad portas! Este era el grito que resonaba en la ciudad de Roma el año 211 aC. El cartaginés Aníbal Barca (247-183 aC) se había plantado ante las puertas de la ciudad latina, tras una fulgurante campaña militar y amenazaba la capital del estado más poderoso de todo el Mediterráneo occidental. Roma se tambaleaba, sus aliados en la península itálica dudaban o, directamente, la abandonaban y su futuro pendía de un hilo. Aníbal: la sola mención de su nombre estremecía a los romanos, incluso años después de su muerte.

¿Quién era este genial estratega, capaz de poner de rodillas a la todopoderosa Roma? ¿Cómo y por qué sus tácticas y estrategias siguen, a día de hoy, estudiándose en las academias militares? ¿Qué tenía este osado general para ser admirado, temido y respetado incluso por sus adversarios más acérrimos? ¿Cómo es posible que, 2.000 años después de su muerte, aún nos sorprenda su audacia -irrepetible incluso en la actualidad- de cruzar en pleno invierno los Alpes con un ejército de 50.000 soldados y alrededor de 35 elefantes? Dante Alighieri, Petrarca, Bocaccio, Maquiavelo, Poussin, Montesquieu, Federico II de Prusia, Rousseau, Goya, Turner, Flaubert... ¿Qué es lo que vieron estos artistas en Aníbal para convertirlo en la inspiración de sus obras?

Annbal vencedor contempla Italia desde los Alpes (Francisco de Goya)

El libro Aníbal de Cartago. Historia y mito (varios autores, editorial Polifemo, Madrid, 2012) viene a contestar muchas de estas preguntas. Es una obra multidisciplinar en la que, desde diferentes vertientes -arqueologia, numismática, arte, fuentes escritas, poliorcética, urbanismo, ritos funerarios, organización del ejército- se abordan la época, los personajes y los lugares que marcaron la vida y obra de este general cartaginés, catalogado como uno de los militares más brillantes de todos los tiempos. Aníbal de Cartago. Historia y mito es una valiosísima herramienta que vierte luz sobre aspectos desconocidos o poco estudiados, que contextualiza episodios hasta ahora aislados y que sistematiza disciplinas y estudios que quedaban dispersos.

Si queréis ir un poco más lejos en el conocimiento de la vida y obra del púnico más famoso de la historia, os recomiendo también Aníbal, de Gisbert Haefts (editorial Edhasa, Barcelona, 1990), una novela histórica -un libro radicalmente diferente del anterior, pues- que pone el contrapunto novelado de la vida de este extraordinario militar. Asombra pensar cuán diferente sería el mundo entero si Cartago se hubiera impuesto a Roma: el derecho, la mentalidad, las costumbres y, en especial, el idioma de buena parte del planeta serían diferentes. Quién sabe si todos nosotros -¡continentes enteros!- lejos de hablar lenguas románicas estaríamos ahora hablando, escribiendo y viviendo en un idioma de raíz semítica. ¡Quién sabe!

dilluns, 5 de febrer de 2018

La Barcelona Masónica

Las Constituciones de Anderson

Versió en català aquí

Esta ruta la estrené en 2009 a raíz de un artículo que leí en el periódico, que hacía referencia a un libro, Paseos por la Barcelona Masónica, de Xavi Casinos. Desde entonces, por la ruta ya han pasado más de 3.000 personas.

La ruta dura unas 2:30 horas, aunque podría ser mucho más larga, debido a la gran cantidad de documentación disponible. Visitamos algunos -no todos, esto sería difícil, por no decir imposible- de los monumentos de Barcelona relacionados con la masonería. La mayoría de estos monumentos son más bien discretos, es decir, que su filiación masónica no es clara ni obvia; algo lógico si tenemos en cuenta la marginación y persecución que ha sufrido la masonería en nuestro país. Otros, en cambio, lucen orgullosos compases y escuadras, mandiles, martillos y cinceles. Si sorprende la saña con que la masonería fue perseguida en nuestro país, más sorprendente es todavía ver cómo algunos de estos monumentos sobrevivieron incólumes a la furia inquisidora de regímenes dictatoriales de todo tipo. Además de visitar algunos de estos monumentos, hablamos de los orígenes, la historia, los símbolos y el estado actual de la masonería.

En todo este tiempo, además, me he zambullido en esta sociedad o escuela filosófica de estudio, reflexión y acción. Hoy, sin creerme, ni mucho menos, un experto, puedo decir que profundizar en el conocimiento de la masonería me ha permitido, a la vez, profundizar en el conocimiento de mí mismo. Y puedo decir que ninguna otra de los paseos que hago me ha influido tanto como lo ha hecho esta. En cierta forma, ha habido un feedback, una retroalimentación que me ha llevado a plantearme preguntas, dudas y a intentar buscar respuestas a tantas y tantas preguntas que los humanos nos hacemos: quiénes somos, de dónde venimos, hacia dónde vamos... La masonería no te da estas respuestas pero te puede facilitar las herramientas para que tú mismo las contestes. La masonería no es una religión, no es un partido político, no es una secta; va mucho más allá de todo esto.

En todo caso, la respuesta la tiene que dar cada uno de nosotros, desde su interior, desde sus creencias.

Esta ruta está totalmente adaptada para personas con movilidad reducida

Con un grupo de amigos

Mandil masónico

Compases i escuadras en la calle Comercio